Travesía invertebrada / Rambling Journey de Ethel Barja

Travesía invertebrada / Rambling Journey es el cuarto libro de poemas de la poeta peruana Ethel Barja Cuyutupa (Huanchar, 1988), actualmente radicada en Estados Unidos. Se publica en edición bilingüe, con prólogo del poeta Roger Santiváñez y acompañado del conjunto de poemas Wandeo. Es el sexto título de nuestra colección de poesía «Las musas inquietantes».

Ethel Barja es autora de los libros Trofeo imaginado entre dientes (2011), Gravitaciones (2013), Insomnio vocal (2016) y Travesía invertebrada (2019) por el que recibió el Premio Cartografía Poética 2019 (Perú) organizado por Lumpérica Cartonera. Su escritura ha sido incluida en Voces al norte de la cordillera: Antología de voces andinas en los Estados Unidos (2016) y en las revistas Hostos Review, Los Bárbaros (EE.UU.), Stadtsprachen Magazin, Madera, alba.lateinamerika lesen (Alemania), Lucerna (Perú) entre otras. Es licenciada en Lingüística y Literatura por la Pontificia Universidad Católica del Perú y maestra en Literatura Hispánica por la Universidad de Illinois en Chicago. Actualmente, vive en Providence (EE.UU.), donde estudia un doctorado en Estudios Hispánicos en la Universidad Brown.  Ver más en http://www.ethelbarja.com

Algunos poemas del libro:

Algunos comentarios sobre el libro:

Roger Santiváñez

«En resumidas cuentas es posible afirmar que esta Travesía invertebrada coloca a su autora como una de las más expectantes voces en el concierto de la poesía hispanoamericana de hoy. Porque quien es en verdad poeta no tiene espacio ni lugar sino dentro de sí mismo. Como dice Ethel Barja en el último poema de su brillante libro: “Ante la promesa de nuevos vientos, / alguien espera bajo su piel, / porque ya no le queda techo”. Pero sí le queda la poesía.»

Silvia Goldman

«¿Cómo viaja una palabra?, ¿se monta sobre sí misma y se hace andar? “El sol, carbón sin tiempo”, nos dice la voz poética al comienzo de este libro, como si con ese circunloquio nos dijera: “he aquí la exquisita labor del sustantivo, su promesa efervescente, devenir de la espina dorsal de esta Travesía invertebrada, seguido de Wandeo”. Porque si aquí el poema es un viaje, un recorrido que marca una temporalidad y construye su materia y su memoria, también es un lugar de repentinos hallazgos donde puede venir o crecer una palabra. Y en este camino de aliteradas cópulas y poses de larguísimo aliento (“nata nutritiva”, “indomable tumulto”, “negro enjambre / que no me deja dormir”), las palabras se extienden para poder viajar por su largura, para acarrear la voz que las surca y susurra en una suerte de danza sonora que las lleva a lugares. El poema, parece decirnos Barja, es una forma de decir “viaje” y viajar; es lo que acontece cuando la lengua se mueve. Por eso, en el Wandeo que le sigue a esta Travesía, el castellano sale a pasear, se encuentra con el inglés y se mete adentro de su sangre. A veces parece como si el verso se elevara para respirar a cierta altura, para identificar el cuerpo de las palabras; otras se encabalga como esa “luminosa incertidumbre / que divide la tarde en un tajo”, como para repetir el vaivén de lo que se dice sobre lo que se quiere decir, la duda de la dicha sobre “el nido negro del día” donde, entre escombros y restos, devenimos privilegiados testigos de su clara y filosa contrarquitectura. Que haga esto la poesía: que se mueva y nos mueva.»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close